28 | Transistor OST/BSO | Supergiant Games

Llevo unos cuantos días hechizado por la BSO, (u OST, si preferís el término yanqui), de Transistor, el segundo juego de una pequeña compañía llamada Supergiant Games. Su anterior intento, Bastion, ya nos dejó con los pelos de punta y la mirada perdida a unos cuantos miles de jugadores al terminarlo; pero esta nueva narración llega más allá, llegando incluso a niveles propios de una obra de arte.

Mas allá de sus mecánicas endiabladamente innovadoras y divertidas, su narración, (y su narrador), enormemente potentes y su ambientación magistral, hay un aspecto que siempre da el toque de gracia en los juegos de Supergiant: lo increíblemente cuidada que es la elección de su BSO, su aspecto musical propiamente dicho.

El tema final de Bastion aún consigue agarrarme por el cuello cada vez que lo escucho.

27 | Cine, Literatura y Citas | Mi perfil de Instagram

Recientemente le di un lavado de cara a mi perfil de Instagram, (porque, siendo sinceros, la fotografía se me da de pena), y decidí orientarlo hacia el cine, las citas y la tipografía.

Dedicada a @martitara, @sweetapocalyptc y @sleepyqueer. Hagan fila.

A photo posted by Fernando Palacios Dueso (@ferpalaciosd) on

Recordadlo: intentar joder a Tony Montana es intentar joder al mejor.

A photo posted by Fernando Palacios Dueso (@ferpalaciosd) on

Ayer me acordaba de #CadenaPerpetua, una de las mejores películas que he visto. Número 1 en el ranking de IMDB.

A photo posted by Fernando Palacios Dueso (@ferpalaciosd) on

Si os molan esos ámbitos, echadle un ojo :)

26 | 75 Horas en 2 Minutos | El Valor del Esfuerzo

Juzgar un producto terminado es increíblemente fácil. Un simple vistazo basta para emitir valoraciones burdas y toscas: “esto es feo”, “esto es bonito”, “esto es bueno”, “esto es malo”. Sin embargo, muy pocas veces nos paramos a pensar en el arduo camino que el autor ha tenido que recorrer para dar con ese producto en concreto.

¿Cuánto cuesta mirar un dibujo? Poco más que unos segundos. Si nos digamos a comentarlo, quizá un minuto. Y en dos minutos podemos incluso ver el proceso completo de 75 horas que costó llevarlo a cabo. A Guillaume Cornet le llevó el equivalente a tres días terminar el dibujo del vídeo, pero a nosotros, (gracias al poder de la tecnología y el time-lapse), nos ha costado 2250 veces menos.

Estoy desvariando, pero la moraleja es muy sencilla: la próxima vez que os sintáis tentados a emitir un juicio fácil y rápido, paraos un segundo a pensar en la cantidad de trabajo y esfuerzo que llevó terminar eso que estáis juzgando. No hace falta que esperéis tres días, pero un par de minutos tampoco os harán daño.

25 | 8bitdash | La Magia de los Videojuegos Antiguos (Indie)

Ayer me encontré en Hipertextual algo muy curioso: una página de inicio dinámica adornada con un reloj e imágenes en pixel art llamada 8bitdash. El resultado es realmente divertido, y hasta podríamos considerarlo bello, aunque solo esté compuesto por animaciones de 8 y 16 bits.

Pero, ojo, que no se queda ahí la cosa: además, la página está programada con unos cuantos atajos de teclado a Amazon, Github, Reddit, etc. Muy útil, en fin, para los que somos frikis de estas cosas, (además, por la puerta de atrás nos está invitando a probar MegaSphere, el videojuego desarrollado por Anton Kudin, la mente de este experimento).

MegaSphere - 8bitdash - Anton Kudin

Hay algo en los videojuegos indie que los estilos tradicionales no pueden de lograr. Una especie de vuelta al pasado, de regreso a una época en la que la sencillez era una ventaja en sí misma, y no un peso cargado de atributos negativos como el aburrimiento y la falta de interactividad.

Lo cierto es que la explosión indie de los últimos años ha ayudado a alcanzar nuevos horizontes. Hasta hace poco, nadie se habría atrevido a definir los videojuegos como un arte, ni mucho menos a compararlos con el cine o la literatura. Pero lo cierto es que todo esto se está quedando atrás.

Journey o Gone Home no tienen nada que envidiar a cualquiera de las novelas de la literatura universal o las grandes obras del séptimo arte. Y, poco a poco, más ejemplos comenzarán a asomar la cabeza.

24 | Twitch Plays Pokémon | Democracia y Poder Caótico

La humanidad, (en conjunto), es un ser interesante. Es tan capaz de ser protagonista de acontecimientos horribles como de llevar adelante experimentos verdaderamente increíbles. Y, a veces, una mente iluminada decide llevar las cosas un poco más lejos y probar los límites del comportamiento humano.

Ese es el caso de Twitch Plays Pokemon, un canal y usuario homónimos que, gracias a la colaboración de miles de personas, se han pasado algunos juegos de Pokemon repetidas veces. Pero lo curioso de todo esto es el método: el juego funciona a través de los mensajes de chat de los espectadores. Y, como comprenderéis, a miles de usuarios les siguen miles, y miles, de mensajes simultáneos.

En principio, este caos podría parecer imposible de resolver. Pero nada más lejos de la verdad: encima de estas líneas podéis ver al canal en su conjunto completando una versión modificada de Pokemon Rojo y venciendo al Profesor Oak, jefe oculto en el código del juego original. El funcionamiento de Twitch Plays Pokemon, (el algoritmo que lo controla), es algo así como una democracia porcentual desarrollada a través de una especie de conciencia colectiva virtual.

De alguna forma, de entre todos los mensajes aleatorios, las estupideces, y todos aquellos inputs con una intención clara de descarrilar el juego… algo emerge. Un patrón confuso, que hace al jugador avanzar y retroceder, (y morir repetidas veces), pero que poco a poco va ganando terreno. De forma lenta pero segura. Una intención clara que, de entre el caos, consigue extraer un mensaje ciertamente bello acerca de la especie humana.

Al final, aunque vayamos cada uno hacia un lado distinto, todos parecemos caminar en la misma dirección.

23 | Fenómeno Podcast | Radiolab y Catástrofe Ultravioleta

¿Recordáis que el otro día hablamos del buen periodismo escrito? Pues hoy vengo a hablaros del buen periodismo hablado: esto es, del fenómeno de los podcasts. Es un fenómeno que ya había tratado por encima en alguna otra entrada, pero que nunca me había parado a analizar del todo.

Los podcasts no son más que programas de radio completos, para entendernos, pero sin una emisión concreta y temporalmente definida, (o, al menos, no como único acceso). Como episodios colgados en la Web, independientes entre sí, (estructuralmente hablando), y con temáticas más o menos relacionadas.

Ondas de Sonido Gif

El espectro para estas obras maestras de las ondas de sonido es amplísimo: desde episodios seriados y fundamentalmente periodísticos, como el recientemente famoso y polémico Serial, hasta las invenciones ficticias de pueblos en el desierto y fenómenos sobrenaturales relatados en un tono siniestro, como Welcome to Night Vale, (cabeza de las listas americanas durante bastante tiempo).

Pero hay dos podcasts que hoy vengo a recomendaros con especial énfasis: Radiolab, el, (para mí), mejor podcast existente hasta la fecha; y su adaptación castellana, Catástrofe Ultravioleta. Aquél es una verdadera maravilla, una obra de arte y una delicia para la mente y los sentidos; y a éste, aunque suspendido ligeramente por debajo, (comprensible, por otro lado, a causa de muchísimos factores), no le faltan arrestos para intentar llegar al nivel de su hermano yanqui.

Mi recomendación para escuchar un podcast cualquiera es un smartphone, cascos, y una larga caminata y/o un viaje en bus. Y, a ser posible, lluvia de fondo.

22 | Expertos de Photoshop vs. Photoshop 1.0

La tecnología avanza a pasos agigantados sin que nosotros, (como en otras tantas cosas), lleguemos a darnos cuenta. Poco a poco, de forma inexorable, pequeñas mejoras en la evolución del hardware y el software del día a día van facilitándonos, (o cambiándonos), la vida; y es increíblemente fácil olvidarnos de todo lo que se ha conseguido si no nos detenemos a echar la vista atrás.

Aunque quizá es un ejemplo un tanto tosco y de poca relevancia, echadle a un ojo a este vídeo: en él, unos cuantos diseñadores expertos se ven enfrentados a su propia herramienta en su forma más temprana: Photoshop 1.0. Hoy en día, Photoshop es una verdadera bestia de la edición, con más posibilidades de las que la mayoría de sus usuarios llegarán a utilizar, (y, posiblemente, descubrir), en toda su vida.

Pero no siempre fue así: al principio, como todo, Photoshop era una herramienta simple. Sin grandes capacidades. Innovadora para su tiempo, pero increíblemente reducida para el nuestro. El efecto de yuxtaponer ambos momentos temporales es cómico, (yo me reí bastante con el vídeo), pero no deja de resultar intrigante el hecho de que, en solo 15 años, el programa haya cambiado y mejorado tanto que sea prácticamente irreconocible.

21 | Longforms y Periodismo | Readability e Instapaper

Cuando le digo a la gente que nunca leo ni veo las noticias, se asombra: ¿cómo es posible que un estudiante de periodismo no esté interesado por la actualidad, ese concepto tan apasionante? ¿No es eso, precisamente, el periodismo? La respuesta es: no.

Para mi, el periodismo, (al menos, el escrito), es algo muy distinto. Es una nueva forma de entender el término. No es, tampoco, mi objetivo profesional, pero forma un horizonte muchísimo más amplio y denso para quienes sí quieran dedicarse a, (o encontrar), los mejores ejemplos del mismo. Me refiero, por supuesto, a los longforms.

Longforms

Para quienes no los conozcan, un longform es, básicamente, un contenido largo presentado en y para la web. Puede estar construido en forma de entrevista a un personaje famoso, como a Louis C.K., de perfil político y personal, como a Obama, o de reportaje tradicional. Y un largo etcétera., (este es mi longform preferido).

A lo largo de unos cuantos años, he recopilado una lista de ejemplos verdaderamente brillantes en las dos principales aplicaciones que existen para este fin: Instapaper y Readability. Si os interesa el tema, os recomiendo lo siguiente: dejad un comentario diciendo el tipo de temas que os gustan, preparad café, encended la impresora, y esperad a que os responda con el ejemplo que buscáis.

Y, luego, sentaos a leer periodismo. Pero periodismo del bueno.

20 | Los Videojuegos Destruyen New York | Pixels

Hace cinco años apareció en la Web un pequeño corto que causó furor; en él, diversos iconos de los videojuegos atacaban la ciudad de Nueva York hasta reducirla a cenizas. El corto es el siguiente:

Pixels de Patrick Jean es uno de los productos más elaborados que podréis encontrar en YouTube, aunque ya tenga algún tiempo a sus espaldas. Es toda una delicia de ver. Disfrutadlo.

Ah, y Adam Sandler está produciendo una película homónima. Sería una noticia estupenda si, bueno, Adam Sandler no apareciese en pantalla. Aunque tener, tiene buena pinta. Habrá que ver.

19 | Lazenby | 454 W 23rd St New York

En los años que llevo recorriendo la Web, (que ya son más de 15), me he cruzado con páginas increíbles, tanto en el buen como en el mal sentido de la palabra. Y, de vez en cuando, una página específica me da vueltas durante días. Últimamente, ése es el caso de 454 W 23rd St New York, NY 10011—2157, el blog de un individuo apodado Lazenby, (al que llegué gracias a las indicaciones de Ken Baumann).

Cualquier búsqueda relacionada con este apodo acaba en callejones sin salida, escritores sobre la NBA o actores australianos famosos por interpretar a James Bond. Lo único que he encontrado son su blog, su Twitter y dos páginas en las que escribe, (Omni Reboot y The New Inquiry).

Lazenby Fotos

Lazenby es un producto escurridizo de Internet, pero también es lo más cercano a la realización de una expresión artística postmoderna que he encontrado. Su blog contiene temáticas de lo más diverso, desde reflexiones filosóficas sobre el porno a fotos sin aparente sentido.

Pero, de alguna forma, todas estas piezas forman un conjunto. Lazenby es una reflexión perdida, un espejo cóncavo que no quiere ni encontrarse ni que le encuentren; y la Web es su escaparate personal, en el que se desdobla hacia una audiencia que, (aunque no lo parezca), sigue todos sus pasos casi con devoción.

Todo esto podría llevarnos a hacer una reflexión sobre el arte, la literatura o la filosofía en tanto que se relacionan con la nueva era de Internet y la rapidez y asfixiante claridad de la vida cotidiana; pero dudo que le gustase al pobre Lazensby que lo utilizásemos para algo tan burdo y tosco. Quizá lo mejor sea, por ahora, dejarlo estar.